Muestra





“Yo no pinto, documento” decía en sus clases de Bellas Artes Alfredo Gramajo Gutiérrez, cuya original visualidad consolidó el repertorio iconográfico emergente de los conceptos de una nación etnográfica mítica, propuesta y debatida por los nacionalismos culturales de los años veinte del siglo pasado.
Desde esta selección de obras se propone un diálogo contemporáneo sobre el universo simbólico de su sentida y particular religiosidad expresada en las diferentes facetas de sus creaciones. El desplazamiento geográfico de su tierra hubo de distanciarlo del mundo de su infancia pero, en un rito de memoria, elige restaurarlo en “el acto de presencia” de su creación, convocando a quienes compartieron con él esas primeras experiencias en un entorno de naturaleza y leyendas, como lo manifiesta el núcleo devociones y ritos, central en esta muestra. También están presentes en sus obras las fiestas, al exhibir las ferias y celebraciones emergidas de la comunidad de mestizajes culturales, el bullicio, el encuentro, la superposición de ritualidades, el paganismo y la sacralidad. En los días del trabajo Gramajo Gutiérrez relata las largas jornadas de lucha por la subsistencia de hombres y mujeres del norte, y su ocio reparador. Finalmente, en los paisajes e ilustraciones captura la complejidad de la naturaleza y la densidad cósmica, en un ensayo estético de las identidades desplegadas en las geografías culturales.


María Inés Rodríguez
Miguel Ruffo