Intervención




Las características de la sala me motivaron a pensar esta intervención. Relacioné los cuatro nichos vacíos de la habitación con las cuatro estaciones del año, con la idea de que, en algún momento anterior, las clásicas esculturas de las cuatro estaciones ocupaban estos espacios. También, su forma oval me llevó a pensar en la forma elíptica de la órbita de la tierra alrededor del sol. Estas primeras asociaciones constituyeron el punto de partida para articularlas con mis inquietudes acerca de la geometría sagrada y sus fundamentos metafísicos. Desde esta perspectiva, las estructuras geométricas —a veces de manera evidente, pero otras tantas, no— ordenan y componen todo aquello que conforma el universo que, como tal, nos atraviesa a todos y cada uno de nosotros.
La cimática es el estudio del comportamiento de la materia ante la acción de frecuencias sonoras. Las composiciones formales de las moléculas forman patrones geométricos que se modifican en función al cambio de la frecuencia vibracional. Las formas, los colores, los sonidos son la manifestación física de estas vibraciones energéticas que cambian según cambia la vibración que los ordena. Cualquier modificación vibracional da a lugar a otra combinación de aquello que antes podíamos ver, oír o sentir de un modo determinado.
Los sólidos platónicos son los cuerpos geométricos formados por polígonos regulares. Antiguamente estos sólidos fueron asociados a los cuatro elementos (fuego, tierra, aire, agua) y se consideraba como quinto elemento el éter: la energía a la cual estamos conectados, que combina a los demás elementos y los integra al conjunto del universo.
La idea de un mundo sólido, material en estado de reposo, desconectado y ajeno al universo es en realidad una ilusión, pues se encuentra interrelacionado con todo el universo yen permanente cambio. En este movimiento constante participan nuestras percepciones y acciones, nuestro sentido de la orientación y de la temporalidad. En Ilusión sostenida, la luz y los elementos formales invitan a participar de dichas transformaciones como una manera de interrogar la esencia.


                                                                                                                           H. S.